mirada

mirada

viernes, 3 de mayo de 2013

Tabletas, la era Post-PC

Steve Jobs enseña al mundo el iPad
Cuando el 27 de enero de 2010 Steve Jobs anunció por primera vez el iPad, dijo que había nacido la era Post-PC. Su declaración no fue tomada muy en serio por la gran mayoría de los especialistas escépticos que veían al iPad como un artilugio sin mucho sentido y fuera de cualquier segmento del mercado de ordenadores conocido. Nadie creyó entonces que un dispositivo como el iPad tuviera algún éxito de ventas y fue tachado de gadget inútil porque según decían "no aportaba nada nuevo". Algunos "espabilados" dijeron incluso que se trataba de un iPhone gigante y contaban chistes imaginando a los frikis tecnológicos con un iPad pegado a la oreja.

Steve Ballmer, CEO de Microsoft, lo criticó duramente diciendo que "no es un portátil táctil y la gente tiende a usarlo como tal". Bill Gates, fundador de Microsoft, comentó que el iPad no había sido revolucionario, como lo fue el iPhone. “Se trata de un lector que está muy bien, pero no veo nada en el iPad que me haga mirarlo y pensar: ojalá Microsoft hubiera hecho esto".

Eric Schmidt, CEO de Google en aquella épocacomentaba que necesitaba que le contasen la diferencia entre un teléfono grande y una tableta. El presidente de Nintendo, Satoru Iwata, dijo que "el iPad es un iPod Touch grande”. Jim Balsillie, fundador de BlackBerry decía que el iPad fracasaría por el hecho de no tener soporte de tecnología Flash, “los consumidores se están cansando de que Apple les diga lo que tienen que hacer”, afirmó.

Sin embargo, a pesar de la mala prensa y las criticas de la competencia, el iPad de Apple tuvo, ha tenido y tiene un impresionante éxito de ventas en todo el mundo, siendo en este momento el líder del mercado de las tabletas digitales. Solo en 2010 se vendieron 14 millones de iPad mientras que en 2011 se superó la cifra de 65 millones de unidades. En 2012, solo en un fin de semana, cuando se presentó la tercera generación de iPad, Apple vendió el equivalente a un cuarto de todas las tabletas Android vendidas mundialmente.

Steve Jobs, el gran visionario que previamente había revolucionado el mundo de la telefonía con el iPhone,  su tienda musical iTunes y la AppStore con aplicaciones para el iPod y el propio iPhone, volvió a dar en el clavo creando un dispositivo que hasta la presentación del iPad nadie imaginaba que hiciera falta para algo. Jobs consiguió convencernos de la necesidad de disponer de una tableta, una necesidad que antes no existía. Cuando salió el primer iPad, los grandes fabricantes de ordenadores trataban de introducir en el mercado una nueva gama de portátiles llamados unas veces notebook, otras netbooks y otras ultrabook,  que parecían ideales a efectos de movilidad por su cada vez más reducido peso y tamaño, aún a costa de sacrificar capacidades y prestaciones. Este nuevo tipo de mini portátil perdió todo su empuje en cuanto apareció el iPad, con una autonomía de 10 horas, un peso mucho más ligero, una pantalla y teclado táctil y una construcción de alta calidad estilo Apple. Para consultar el correo, leer revistas o periódicos, ver películas, fotos, jugar, navegar por internet, escuchar música y demás funciones habituales del día a día, la tableta táctil de Apple no tenía enemigo que pudiera hacerle sombra.

La competencia no sabía como reaccionar y para cuando quiso hacerlo ya era muy tarde, el mercado estaba saturado de tabletas táctiles de Apple. Aquellos que criticaron tan duramente el nuevo invento de Steve Jobs, tuvieron que tragarse sus palabras y apresurarse a lanzar dispositivos basados en la misma tecnología del iPad, algo parecido a lo que se vieron obligados a realizar cuando Apple puso a disposición del mundo su flamante iPhone.

Bajo el sistema operativo Android, propiedad de Google, muchos fabricantes comenzaron a lanzar tabletas de distintos tamaños con más o menos fortuna en el mercado. Pero adolecían de un importante defecto, la falta de aplicaciones atractivas para el consumidor. No había suficientes desarrolladores que estuvieran interesados en realizar programas para Android, mientras que para iOS, el sistema operativo de Apple abundaban, algo lógico teniendo en cuenta la gran diferencia en la dimensión de ambos mercados.

Philip Schiller muestra el nuevo iPad Mini
Con todo, el consumidor normal, sin grandes pretensiones y poca capacidad económica agravada por la crisis de los últimos años, poco a poco ha ido ajustando las diferencias adquiriendo las tabletas más baratas, algo que obligó a Apple a lanzar el 23 de octubre de 2012, el iPad Mini, una tableta más pequeña y más asequible, que ha vuelto a batir récords de ventas. Fue una decisión que Apple tuvo que tomar en contra de la promesa que en su día hizo Steve Jobs de no reducir el tamaño de "su" iPad.

Microsoft, el gran gigante de la informática, nunca ha sido un gran fabricante de hardware, si exceptuamos la consola de juegos Xbox, diferentes webcams, ratones y teclados. Desde su fundación el 4 de abril de 1975 por Bill Gates y Paul Allen su especialidad ha sido el software, principalmente sistemas operativos y programas ofimáticos. Su sistema operativo Windows, lanzado el 20 de noviembre de 1985 ha sido desde entonces el número uno de esta especialidad, en sus diferentes versiones se puede decir que el 90% de los ordenadores a nivel mundial utilizan actualmente Windows, algo que ha servido a Bill Gates, actual presidente honorífico de la compañía, para figurar durante muchos años como el hombre más rico del mundo. El imperio de Microsoft está soportado por los ordenadores convencionales "de toda la vida", tanto servidores, como portátiles, PCs de escritorio y algunos, muy pocos, teléfonos inteligentes. Si el mercado del Post-PC, del que se burlaron cuando en su día lo anunció Steve Jobs sigue adelante al ritmo actual en el que se están vendiendo ya más tabletas que ordenadores, el imperio de Windows puede peligrar. Para evitarlo, Microsoft ha decidido volcar todos sus recursos en una nueva versión de su sistema operativo, Windows 8,  que sea compatible tanto con dispositivos móviles como el resto de ordenadores, y que además soporte una pantalla táctil a modo de tableta. Para demostrar las nuevas capacidades y prestaciones de Windows 8, Microsoft se ha embarcado en una importante empresa, crear una tableta táctil que funcione con su nuevo sistema, la Surface.
Tableta Surface con teclado adicional
La tableta de Microsoft dispone de dos versiones muy diferentes en cuanto a posibilidades y prestaciones.
  • Surface RT, es la más básica y la más económica. Es una tableta concebida fundamentalmente para ver contenidos y aunque se entrega con la aplicación Microsoft Office Hogar instalada, no se puede considerar que también sirva para crear contenidos, una filosofía que comparte, en cierto modo, con el iPad, la tableta de Apple. La desventaja de esta versión es que solo funciona con aplicaciones creadas especialmente para ella.
  • Surface Pro es la versión profesional, mucho más potente que la RT, con una excelente pantalla y un potente procesador que nada tiene que envidiar a muchos portátiles. El problema es su mayor precio, mayor peso, poca memoria disponible para ejecutar aplicaciones y escasa capacidad de almacenamiento así como poca autonomía. Sin embargo, la gran ventaja de la Surface Pro es su compatibilidad con la anterior versión de Windows 7, por lo que las miles de aplicaciones diseñadas para la versión 7 podrán correr sin problemas en esta tableta. Esto no es una nimiedad, pues disponer de una tableta en la que funcionen las mismas aplicaciones que usamos en nuestro ordenador de sobremesa es algo impagable. Hasta ahora, los usuarios de Windows tenían que transportar siempre un ordenador portátil,  mucho más pesado, si querían disfrutar fuera de casa o la oficina de esta ventaja.
Windows 8 ha supuesto un gran avance para los clientes de Microsoft. Muchos fabricantes, apoyados en este nuevo sistema operativo táctil, han decidido lanzar productos compatibles, como ordenadores portátiles  provistos de pantallas táctiles, tabletas y una nueva clase de engendros híbridos entre el portátil y la tableta.

Tableta WT310 de Toshiba
La era Post-PC se está empezando a afianzar gracias a la imaginación de Steve Jobs y es muy posible que dentro de unos cuantos años, los PCs de sobremesa, tal y como los conocemos ahora desaparezcan de la mayoría de hogares, algo que ya estaba ocurriendo con los portátiles, y sean sustituidos por tabletas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada