mirada

mirada

domingo, 15 de abril de 2012

Cerca del paraiso

Rojo atardecer
Las puestas de Sol en la Caleta de Famara (Lanzarote) son tan impresionantes que uno parece haber sido transportado a otro mundo. Un espectacular cielo teñido de rojo se va mostrando lentamente mientras el Sol desaparece por detras de las montañas volcánicas. Entonces, en medio del silencio de la tranquila tarde, el viento parece cobrar vida, quizás porque siente envidia de tan llamativo fenómeno, y se empeña a fondo para agitar las suaves olas que aterrizan en la playa de la caleta consiguiendo con ello que el lejano rumor del mar sincronice, como una música celestial, la caida del astro rey y las nubes se deshilachen en finas extensiones efímeras.

Todo ocurre en breves momentos, demasiado rápido, por lo que hay que prestar mucha atención para no perderse la belleza de ese instante que no volverá a repetirse exactamente igual nunca más.

Pronto cae la noche y salen las estrellas. El viento vuelve a detenerse, pero el mar sigue cantando con ese rumor imperecedero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada